SATSE reclama al SESCAM la adecuación de las plantillas enfermeras a las ratios europeas

12 mayo 2017

El Sindicato de Enfermería, SATSE Castilla-La Mancha, ha reclamado hoy al  Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) que se doten adecuadamente las plantillas de enfermería, matronas y fisioterapeutas de los centros sanitarios de la región para adecuarlas a la ratio existente en los países comunitarios y acabar con la deficiente dotación de profesionales en hospitales y centros de salud. 

  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email

Coincidiendo con el Día Internacional de la Enfermería que se celebra hoy, delegados de SATSE Castilla-La Mancha han entregado en la sede del Sescam en Toledo un  informe dirigido al consejero de Sanidad y a la directora gerente del Sescam, Jesús Fernández y Regina Leal, respectivamente, en el que se refleja  que en los centros sanitarios públicos de Castilla-la Mancha hay un déficit de más de 11.000 profesionales de enfermería para adecuarnos a las ratios de la UE.

El informe “Gestión de recursos humanos sanitarios en hospitales de Castilla-La Mancha” realizado por SATSE refleja que el promedio de enfermeras por 1.000 habitantes es de 7,2 en la OCDE, muy lejos de los 3,3 que hay en Castilla-La Mancha,  por lo que para igualarnos con la media de la OCDE se necesitarían en Castilla-La Mancha 11.369 profesionales de enfermería, de ellos 2.000 en los centros sanitarios de la provincia de Albacete; 2.503 en Ciudad Real; 1.184 en Cuenca; 1.542 en Guadalajara y 4.140 en Toledo.

Este informe refleja igualmente que las ratios enfermeras-pacientes en los centros sanitarios de la región se alejan de las recomendaciones internacionales de una enfermera por cada 4-6 pacientes en unidades de hospitalización y de una enfermera por cada 1-2 pacientes en unidades de críticos.

Para SATSE este déficit supone que los profesionales de enfermería que trabajan en los centros sanitarios del SESCAM deben soportar la carga de esas enfermeras que faltan, y que ese déficit repercute no solo en los profesionales, que presentan en mayor medida patologías asociadas al estrés, sino que produce un aumento de la mortalidad de los pacientes. A esto hay que sumar la escasa cobertura de las bajas y ausencias que se producen en el colectivo de enfermería.

“Los pacientes deben beneficiarse de una dotación de personal adecuada y directamente los sistemas sanitarios ahorrarán dinero al evitar costosos errores. El aumento de las plantillas de enfermería incide positivamente en la sostenibilidad de nuestro sistema sanitario, puesto que queda demostrado el efecto de sus cuidados en la reducción de la morbimortalidad y por tanto de los costes”, concluye el informe.

A destacar

  • Informe Recursos Humanos sanitarios Día de la Enfermería 2017

    12 mayo 2017 - 604,10 kB Descargar
  • Facebook
  • Twitter
  • google+
  • linkedin
  • email